Home   →   Featured Articles   →   Branding

IMPORTANCIA DE UNA BUENA GESTIÓN DE MARCA

Amadeo Tusell - 22 de mayo del 2022

La gestión de marca implica la creación, seguimiento y cumplimiento de los objetivos de tu empresa. Conocer y tener muy claros estos objetivos, te ayudará a visualizar y poner en marcha las estrategias necesarias para posicionar tu producto en un nivel ventajoso dentro de la competencia.

 

El Branding y la gestión de marca

El branding está conformado por un conjunto de acciones relacionadas con el posicionamiento de tu marca. Su objetivo será crear conexiones conscientes e inconscientes con clientes actuales y potenciales que influyan en sus decisiones de compra.

El branding se centrará en gestionar tu marca para hacerla conocida y deseada, posicionando su imagen positiva en la mente y de los consumidores.

 

Es importante que recuerdes que tu marca es mucho más que un logotipo y una identidad visual; ella va a definir las necesidades y experiencias que estimulará la adquisición de tus productos o servicios.

 

Es relevante tener en cuenta que cada persona entiende una marca de una manera subjetiva y muy distinta, dependiendo de su contexto social, cultural, económico y de su experiencia con la compañía que la respalda.

 

Este es el principal motivo por el cual una buena gestión de marca, a través del branding resulta clave para toda empresa, independientemente de su sector. El Branding va a permitir que tu marca sea reconocida y asociada de manera natural con emociones y experiencias del cliente hacia tu producto.

 

El secreto de una buena gestión de marca se basa en diseñar la estrategia adecuada, que pueda crear un vínculo muy estrecho de los consumidores con tu producto y además, que sea capaz de atraer clientes potenciales por la fidelización y referencia de tus clientes actuales.

 

Gestionar una marca es establecer y dar a conocer su imagen, valores y propósito definido y coherente para generar percepciones y emociones positivas en la mente de tus consumidores.

 

Recuerda que tu marca es la percepción que tu audiencia tiene sobre tu producto. Lo que haces, lo que dices y cómo lo dices para generar sentimientos, pensamientos y expectativas en tus clientes.

 

El branding en la gestión de marca

 

Hoy día, la competencia ha aumentado tanto que exige que nuestras empresas se diferencien del resto de un mismo sector. Es fundamental que la gestión de tu marca favorezca la visibilidad de sus productos y se posiciona sólidamente para que el público la ubique con facilidad.

 

En ese sentido, no cabe duda del poder del branding en la gestión de marca, en la estrategia de marketing, y que defina además, las líneas comunicacionales que se presentarán en los canales, soportes y plataformas.

 

El branding es la base de una buena gestión de marca y estrategia de ventas, ya que te dice cuál es tú mercado, meta y cómo presentar tus productos. Recuerda que los clientes generalmente descartan productos que no llenan sus expectativas.

 

Una buena gestión de marca fortalece tu negocio y le inyecta energía a tu propuesta de ventas. La suma de todo lo que haces, y la experiencia que creas para los consumidores, estimulará la compra de tus productos, confiados en los valores de tu marca que asociarán con la calidad de los mismos.

 

Es importante señalar que no necesitas tener un gran presupuesto para construir lealtad. El buen branding y gestión de marca es simplemente eso: cumplir tus promesas.

 

¿La buena noticia? Es que si tu empresa es pequeña, tendrás la ventaja de conocer a tus clientes directamente, haciéndola crecer indefinidamente.

 

Lo que debes tener en cuenta para gestionar tu marca

 

Es valioso que perfecciones y definas la identidad de tu marca, es la manera más efectiva de atraer a consumidores que comparten tus mismos valores.

 

Recuerda que todos los clientes son diferentes y tienen distintas necesidades; no puedes complacerlos a todos, así que no trates de ser el todo para todo el mundo.

 

Define tus fortalezas generando una lista de los rasgos y habilidades que te dan ventaja competitiva sobre otras empresas. Por ejemplo: Si tus conocimientos del ramo son especializados, si tus productos son de alta calidad o si los métodos de producción son amigables con el medio ambiente.

 

Tus fortalezas pueden crear una mejor experiencia de compra que las de tus competidores. Analiza cuáles te servirán de apoyo para gestionar tu marca; por ejemplo, si ofreces productos o servicios que no están disponibles en tu área, la flexibilidad y conveniencia que ofrece tu negocio para la adquisición de los productos, entre otros.

 

Por supuesto, las debilidades también deben ser reconocidas y mejoradas. Siempre habrá áreas en las que puedes mejorar, tales como precios, calidad de los productos, tiempos de entrega, entre otras.

 

Y llegamos al punto más álgido en la gestión de marca; Las amenazas. Elabora una lista de los obstáculos que podrían evitar que alcanzarás los objetivos de tu negocio. Mantente al día con las tendencias de la industria o economía, que podrían llegar a afectar a tu empresa y en la medida posible, adaptarla a los cambios.

 

Busca el apoyo de los expertos para gestionar tu marca

 

Toda empresa, sin importar su tamaño, necesita una estrategia de gestión de marca y para esto vamos a necesitar del apoyo de un profesional que consiga aportar valor de mercado y una ventaja competitiva a nuestra marca.

Contratar a un Brand Manager es una decisión muy acertada. Este profesional se encargará de gestionar tu marca, proponer y poner en marcha las estrategias necesarias para darle visibilidad y permanencia de tu producto en el mercado, aplicando sus conocimientos, entre los cuales podemos destacar:

·         Gestión, coordinación y ejecución de campañas de marketing

·         Investigación del mercado.

·         Resolución de problemas.

·         Conocimiento del producto.

·         Gestión de presupuesto.

·         Análisis de resultados de las campañas.

Un Brand Manager cuenta con todos los conocimientos necesarios para la gestión de marca.

Hoy en día, las marcas son entes complejos que cambian en tiempo real, por lo que uno de los grandes retos que presenta el branding es moverse dentro del vertiginoso ritmo actual para construir y gestionar marcas hechas para sobreponerse a los constantes cambios del mercado.